IPMS BORINQUENEERS

Click here to edit subtitle

El 65º Regimiento de Infantería fue un regimiento de voluntarios puertorriqueños del Ejército de los Estados Unidos.

Estuvieron en servicio de vigilancia en Panamá durante la Primera Guerra Mundial, se reorganizó, se añadieron hombres y se le denominó Regimiento 65 de Infantería.

Segunda Guerra Mundial

Todo su personal, excepto la más alta oficialidad, era puertorriqueña. Se entrenaban en el campamento Las Casas.

En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, el 65.º de Infantería fue trasladado a Panamá. Después de allí salió para el norte de África, desembarcando en Casablanca.

En abril de 1944, su tercer batallón pasó a Italia y luego a la isla de Córcega, donde sirvió como fuerza de seguridad. Poco después, los batallones que habían quedado en África fueron trasladados a Francia como parte de Séptimo Ejército. El tercer batallón, que había quedado en Córcega, fue movilizado a los Alpes Marítimos. Allí tuvo varias escaramuzas con la nariz y sufrió varios heridos y prisionero. En 1945, tras la rendición de Alemania, entró como fuerza de ocupación durante breve tiempo. El 9 de noviembre de 1945, regresaron a Puerto Rico.

Durante su paso por Panamá un joven abogado, el capitán Arturo Deliz Oms escribió una canción que tituló Volveremos. La misma se convirtió en el himno del Regimiento. Irónicamente el capitán Deliz murió en las playas de Francia al finalizar la guerra. La canción fue interpretada por Noel Estrada.

Guerra de Corea

Al estallar la Guerra de Corea en 1950, el 65.º de Infantería fue enviado a aquella península. Se le asignó la tarea de exterminar destacamentos de enemigos que se quedaban tras las líneas para librar guerra de guerrillas. Pero el momento culminante de su gloriosa carrera militar fue posiblemente cuando las fuerzas de las Naciones Unidas quedaron arrinconadas cerca del puerto de Pusán ante una arrolladora ofensiva de China, que entró de lleno en aquella guerra. Lograron aguantar esa descomunal ofensiva, a pesar de la gran desventaja numérica que tenían, y lograron que las Naciones Unidas, incluida la Infantería Marina de los Estados Unidos, tomaron nuevas cabeceras de playa para poder finalmente empujar a los comunistas hacia el paralelo 38.

Otra brillante campaña fue librada en el llamado Triángulo de Hierro, donde tuvieron que sostener a fuego y sangre un perímetro que era fundamental para los anticomunistas. Realizaron su labor aguantando todo lo que la infantería china y coreana pudieron mandarles. En esas campañas, el 65.º de Infantería tuvo unos 258 muertos y más de mil heridos.

Cientos de sus integrantes recibieron condecoraciones, incluyendo la Medalla De Servicios Distinguidos y la Estrella de Plata. Durante parte de su campaña en Corea fueron mandados por el coronel puertorriqueño César Cordero Dávila, por William Harris y por Chester B. Garve, que fue su último comandante.

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.